"Planta un árbol y cuida de él mientras crece"


www.consultoraeyf.com

20 de diciembre de 2007

Tortillas

Desde San Pedro de Zacapa, Honduras les mando un rico comentario. Acá me quedo a pasar navidad con una gran familia que me malcría mucho. Les mando un abrazo a todos.


No son de papa y huevo. Si, tienen el mismo nombre pero estamos hablando de algo distinto. Son parecidas a nuestros “panqueques” aunque preparadas con harina de maíz. El sabor es distinto. Calientitas con queso o cuajada son riquísimas. Y ni que hablar si las comes al lado de la cocina de barro. Exquisitas.

Por estas latitudes el maíz se siembra a mano. Semilla por semilla. Las malezas se controlan con “machetes” aunque el uso de herbicidas a aumentado un poco. La cosecha también es a mano. A esa acción la llaman “tapizcar”. Arrancan mazorca por mazorca. Las meten en un costal llamado “matete”. El burro transporta los matetes hasta las casas. Cada uno pesa 50 kilos (un quintal, una carga). También es común ver a la gente cargando las grandes bolsas con las mazorcas.

El costal lo tapan con una sábana y con un palo bien grueso le pegan como si un leñador estuviera haciendo leña. Una vez desgranado hay que “cocer” el maíz. Los granos se ponen en una gran olla con agua y un puñado de cal, todo al fuego. Después de hervir los granos se aflojan y quedan listos para la siguiente etapa.

Ya cocidos se pasan por los molinos. Son unas pequeñas máquinas de mano similar a las que los carniceros usaban antes para picar carne. Con varias vueltas a la manija pasando el maíz y un chorrito de agua se hace la masa para las tortillas. También hay un pequeño molino en el patio de la casa de un vecino. Cobran un Lempira (5 cvs U$S) para moler un balde chiquito de maíz.

La masa se “amasa” un poco y se le da forma a las tortillas. Esas van a los hornos a leña. Se cocinan directamente sobre las planchas de metal caliente. De ahí van derecho al buche aunque todos le agregan cuajada. También acompañan al plato de arroz y frijoles o a la sopa de frijoles, al té con mantequilla o con sal o con lo que se les ocurra.


Las tortillas en todas las casas están presentes. Sean de clase alta, media alta, media baja, media media, baja el maíz se cuece y se pasa por el molino para hacer estas exquisiteces. El uso del maíz es una costumbre milenaria aunque nosotros no lo utilicemos comúnmente. Ahora ya saben, el que tenga unos granos de maíz puede preparar una nueva receta

2 comentarios:

Ernesto M. Parodi dijo...

Ezequiel, te deseo muy Felices Fiestas y que la pases muy bien con quienes estés en ese momento, que es lo importante. Vengo siguiendo tu viaje a través de esta página, no sin sentir una sana envidia por lo que estás logrando. Lo más importante es el viaje interior que estás haciendo, desde aquí mi deseo es que culmines este periplo con el mismo éxito que lo comenzaste y lo seguís llevando a cabo.

Saludos, Ernesto M. Parodi.

Vicky dijo...

Despues de varias horas y de haber devorado tu blog, con la sensacion de haber terminado un buen libro, me quedo con la ganas de vivir q trasmite, con la emocion de lo que despertaste, con el sabor de aventura a lo Vito Dumas...
Sin duda digno de admirar!! por el viaje, por el cambio, por compartir tu opinion, sentimientos (super) y describir de forma que permite viajar...
Mucho mas de lo que esperaba encontrar!!!
Saludos!!
Vicky.