"Planta un árbol y cuida de él mientras crece"


www.consultoraeyf.com

6 de diciembre de 2007

Un día promedio

Desde Nicaragua, en un pueblito a la costa del lago estoy esperando las fiestas que nombran del “griterío”. Según me contaron, todo el pueblo adora a la virgen (no me acuerdo cual) e intercambian golosinas en todos lados. Estaré unos días mas en este país y después voy para Honduras.



¿Cómo es un día en la vida de un viajero? No se. No tengo ni idea. La verdad que todos los días son distintos. No hay uno igual a otro. Es muy difícil describir un día promedio. Ahora bien. Si me ponen la 45 en la frente y me obligan a describirlo hago el esfuerzo por mi propio bien.

Todo comienza por la mañana. En general me levanto a las 7 am con ganas de desayunar. Si estoy en la casa de una familia, me adapto a su ritmo. Si dormí en el auto caliento agua y me tomo un café con leche en polvo acompañado de unas galletitas o pan comprado el día anterior.

El resto de la mañana en general la continúo escribiendo o leyendo. También muchas veces voy viajando. Sino hago ninguna de esas dos cosas visito el pueblo donde estoy o los familiares de la gente que me invitó a su casa o alguna otra actividad del momento.

Llega el medio día y el hambre. Si estoy en la calle, esté donde esté y cueste lo que cueste (nunca mas de 3 dólares) como un buen plato de comida corriente. Lo que pasa que muchas veces estoy en la casa de alguna familia.

Por la tarde también viajo varias veces. Otras veo que hay para hacer en el lugar. Subir un volcán, caminata por un pueblo, ir a algún museo, ir a la playa, visitar una finca, charlar con la gente, sentarme en la plaza a leer o lo que surja. En general eso depende de los programas que me arma la gente con la que estoy. También en general voy a Internet por la tarde.

Las noches también son distintas. Me acuesto como a las 22 hs. El lugar lo elijo antes de que caiga el sol. He dormido en estaciones de servicio, destacamentos policiales, de bomberos, estacionamientos de todo tipo y color, en la plaza de un pueblo, en una hamaca bajo una galería, en casas con distintas comodidades, en lugares mas limpios o mas sucios, con techos bien pintados o bien oscuros, a la intemperie con mi bolsa de dormir, en algún hotel barato y varios lugares mas. El lugar no es importante. Siempre duermo con sueño.

En fin. Un viaje genera muchas cosas distintas. Todos los días por la mañana me propongo disfrutar el día. Todas las noches pienso si disfruté el día. Si la respuesta es positiva (como la mayoría de las veces) me quedo tranquilo. Si la respuesta es negativa me pregunto ¿Por qué no disfruté este día? Así día a día trato de ponerle actitud positiva a esta vida para seguir contento y viviendo una de las experiencias mas fuertes y enriquecedoras como es el viajar por distintos países.

2 comentarios:

Martin dijo...

buenas...
te cuento que llegue aca por otra pagina y demas...
acabo de volver a buenos aires de un viaje muy largo...
me encanta lo que estas haciendo, yo iba en una camioneta (recorri todo el pacifico de mexico) y en guatemala las cosas se complicaron, pero buen, asi es la vida...segui asi, viaja, vivi, senti...
mi blog del viaje: unaserieinfinita.blogspot.com

un abrazo grande!!!
Martin.

Pata dijo...

yiyo querido, veo que estas de ida todavia, metele guacha nomas.
Esperamos verte para comer un groso asado.
Un abrazo
Pata