"Planta un árbol y cuida de él mientras crece"


www.consultoraeyf.com

5 de febrero de 2009

Busco mi camino

Hay caminos con subidas y bajadas. Otros, planos como un mapa. Hay con pozos, desniveles, parches o piedras. De ripio o de tierra. Con líneas blancas intermitentes o amarillas y continuas. Con ojos de gatos que reflejan las luces de los autos; son ojos externos que nos guían en situaciones complicadas.
Los caminos de tierra pueden tener piedras y pozos o yuyos entre la huella. Otros pueden estar cubiertos de pasto. Los hay barrosos y pantanosos en los que algunos pretenden recular. He visto algunos interrumpidos por ríos o unidos por puentes y desvíos con carteles que nos indican destinos. Hay carteles mal colocados que nos confunden. Casi siempre hay señales que anuncian lo que va a venir: subidas, bajadas, curvas, puentes, ferrocarriles, zonas de derrumbes, túneles, velocidades límites. Es importante aprender a percibir esas señales.
Hay caminos que siempre fueron de tierra y un buen día les pusieron cemento. Hay anchos y angostos. Hay algunos en reparación con gente que trabajan en ellos. Hay gente que espera en el camino. Hay caminantes a los que el camino espera.

Siempre hay dos puntos: el de partida y el de llegada.
La partida es como en la vida, el inicio, el nacimiento, un momento irrepetible. Conocemos su fecha y hora. Mientras estamos en la vida hay sólo un punto desconocido: el final, la muerte. Mientras tanto siempre estamos caminando.
Siempre puedo elegir cuál de los caminos quiero transitar. El más recto con mejor asfalto y bien señalizado o el que tiene obstáculos, piedras y en el que hay que guiarse con la intuición.
Lo único seguro es que el camino solo lo voy a transitar una sola vez. A mí me gustaría llegar al final… a destino... sintiendo que valió la pena...transitarlo... buscarlo.

Puedo buscar un cuaderno y un lápiz, de líneas rectas o cuadriculadas, con trazo azul, negro o colorado. Una calcomanía con banderas de países. Un restaurante, un comedor, un supermercado. Agua para el mate, monedas para el colectivo. Una bicicleta o un taller de autos. Una solución a un problema o problemas sin solución.
A veces busco medias y calzones. Las llaves de mi casa. La billetera, plata y música o explicaciones sin sentido con respuestas conocidas.
A veces busco una cara bonita, buenos pechos y linda cola. En general busco una buena charla y linda compañía, mucho mejor que la cara o la cola. Intento fijarme en el fondo y en la forma, en el pensar y en el sentir; y no tanto en el mostrar y el decir.
A veces busco que me comprendan y otras que me reprendan.Siempre busco cosas, objetos, personas o mujeres… pero en el fondo…desde las tripas busco un sueño, busco mi camino, busco que valga la pena vivir esta vida.

No hay comentarios.: